Convento de Santa Sofía - Toro, Zamora

Se asentó en la ciudad en el siglo XIV, para adaptarse a la nueva ideología urbana de traer los viejos monasterios románicos a la ciudad. Parece ser que la propia reina María de Molina facilita a las monjas su palacio para constituir el monasterio. Destacamos en su interior el torreón que es lo más antiguo del documentado palacio, así como el patio de la Cisterna, hermosísimo, que debe su nombre al aljibe descentrado que recoge sus aguas pluviales. El patio está constituido por columnas con capiteles decorados con figuras y animales mitológicos. En la iglesia resalta especialmente la cúpula morisca.